Zentangles

El origen del Tótem de piedras es oriental y está relacionado con el Zen, escuela budista orientada encontrar sabiduría a través de la meditación, más que en el pensamiento racional.

La meditación requiere de una atención en el momento presente. El que medita no piensa ni deja de pensar. No adhiere ni rechaza los pensamientos. Sólo los deja pasar como si fueran nubes que atraviesan el cielo sin dejar rastro.

Esta contemplación tranquila y atenta es lo que puede llevar a un momento de iluminación, como cuando dejamos de remover el agua de un estanque y así podemos ver el fondo.

De este concepto del Zen derivan innumerables formas de arte que han sido utilizadas como una especie de “meditación activa”, es decir, mientras se realiza una actividad artística, se enfoca la atención y se consigue apagar el diálogo interno.

Tal es el caso del arte conocido como “Zentangle”, que consiste en dibujar simples patrones repetitivos de manera relajada, creando así una sensación de paz y de tranquilidad.

Betty Edwards, autora del libro “Dibujar con el Hemisferio Derecho del Cerebro”, dice que vivimos en una sociedad que utiliza preferentemente el hemisferio izquierdo, nuestra parte lógica.

Dentro de los beneficios que aporta la técnica de Zentangles, es que el dibujar patrones repetitivos que el hemisferio izquierdo fácilmente reconoce, permite que despierte nuestro hemisferio derecho, encargado de nuestra creatividad.

Al aquietar la mente mejora la concentración y aflora el talento, generando así una sensación de bienestar y satisfacción.

Aún cuando han sido llamados “patrones repetitivos”, son más bien “formas libres” cuyo propósito es la experiencia de relajación para la mente y el alma.

Leave a Reply

Your email address will not be published.